Un saludo a real para desearle un feliz cumpleaños

Finalmente llego a la estación de buses y guardo mi equipaje por 40 coronas. Demonios, ¡solo me quedan 50! Voy a la estación de tren, y cuando salgo, veo una agradable plaza con la estatua de un tigre en el centro.

 He tomado unas cuantas fotografías, especialmente porque hay unos niños jugando con los dientes y la cola del tigre.

Frente al tigre hay una oficina de turismo, así que he tomado todos los panfletos de la ciudad, a lo mejor demasiados, pero que importa, ¡la cultura debe pesar!

He tomado información de las funciones de teatro, los mejores sitios de interés, los museos y lo que sucede en Oslo. He tomado un número y decido esperar por mi turno. La dama en la oficina me muestra donde estamos y la manera de cómo disfrutar de los más importantes monumentos y museos.

 Algunos museos parecen interesantes, como el Museo de los Vikingos y el Museo Tiki, pero desafortunadamente están muy lejos y debo tomar un bote para llegar a ellos.

Me dirijo a la calle principal y veo la Catedral, y luego continuo por una avenida llena de tiendas de ropa y restaurantes de comida local. En un cruce de caminos, veo un edificio pentagonal con dos estatuas de leones. Veo también un parque donde en el centro hay un busto de una persona calva, que me recuerda a las fotos de Robert MABBELTORPE. Decido sentarme un momento para hojear las revistas gratuitas que he tomado, en caso hay un sitio de interés, exhibición o evento cercano, pero no he encontrado nada. Sigo caminando, y a la distancia observo un edificio lleno de fuentes.

Le pregunto a una chica que se encuentra entregando unos volantes si es ese el Parlamento, pero me contesta que no. Son las 13 hrs y recibo un mensaje de texto de Mats preguntándome dónde me encuentro, y le contesto que frente al Parlamento. He caminado como un peregrino hacia el Palacio y veo un grupo de infantes dirigiéndose hacia la misma dirección.

Al llegar a la “Mecca”, me he dado cuenta que el grupo de chicos que he perseguido es chico comparado a la cantidad de niños que se encuentran en la plaza. Pareciera que todas las escuelas noruegas se encuentra allí. Me despierta curiosidad, pues conforme me he acercado al edificio observo que está ocurriendo un evento importante. Mientras más me acerco observo a las personas con sus cámaras y muchos fotógrafos.

Luego escucho una banda acercarse, encabezada por dos jinetes y varios soldados. Al principio pienso que solamente es un cambio de guardia, pero para confirmarlo, me vuelo hacia una dama al lado mío a preguntarle qué es lo que ocurre, pero desafortunadamente no habla inglés, y me ha contestado en noruego. Intento detenerla y decirle que no hablo noruego, así que intenta explicarme con señas y hablando mas despacio. Indicándome que es el Parlamento. Por lo poco que he entendido, en medio de nuestra confusión, entiendo que es el cumpleaños del Rey o el aniversario de los Reyes.

Ella ha mencionado la palabra Unión, quizá confundiéndola con la palabra Aniversario, o quizá Coronación. El hecho me hace preguntarme por qué esto ocurre en el Parlamento y no en el Palacio Real.

La respuesta me es revelada pronto, cuando Mats me llama y me indica que se encuentra frente al Parlamento, pero no me ve. Intento buscarlo, le digo que estoy en las gradas hacia una estatua de un caballero, pero no me ha entendido…. ¡Y es entonces cuando me doy cuenta que no estoy frente al Parlamento, sino en el Palacio Real!

El Parlamento está a sólo cinco minutos del Palacio Real, donde he visto las primeras estatuas de los leones.

Mientras tanto, disfruto el cambio de guardia. Finalmente me encuentro con Matas y le pregunto si sabe lo que ocurre, y me dice que es tanto el cumpleaños del Rey como de la Reina.

Quizá por ello utilizan la palabra unión, para referirse a ambas personas. Son las 14 hrs, y antes de almorzar, veo que las personas alistan sus cámaras por lo que le pido a mi amigo que me espere unos minutos, ¡pues algo va a pasar!

De hecho, después de unos minutos, la ventana más grande del Palacio que da hacia la plaza, ¡sale la Familia Real a saludar calurosamente a la multitud ondeando la bandera noruega con mucho orgullo!

Parece ser un cuento de hadas, Rey y Reina, la multitud… es increíble ver a la Familia Real Noruega,  ¡es algo más que añadir a ,o lista de experiencias de este viaje!