Estocolmo!

La frase más importante en un viaje dentro de Suecia “Var toelettar de ar?

 Costo de Vida en Suecia: 210 kr = 25 euros.

Me encuentro con Fredrick al estilo de Starbucks café: “Velcommen Dearlin i Sverige!”, me dice, mientras me muestra su usual sonrisa de treinta dos dientes. Fredrick? Honestamente, nunca lo he visto molesto.

Me parece que es la persona más positiva que he conocido. Siempre lo veo sonriendo, y cuando vino a visitarme en diciemtre, era un momento difícil para mí, pero su espíritu me animaba y me ayudaba a sentirme mejor.

¡Me encanta! No puedo esperar para reunirnos nuevamente. Durante el trayecto en su “Carro de la Mafia” – cómo suele llamarle -, me habla acerca del programa que ha diseñado para mi viaje, y estoy muy emocionado.

Estaremos en Estocolmo el fin de semana. El lunes viajaremos a Norrland, en el norte de Suecia. Permaneceremos un día en Umea, luego dos días con los padres de Fredrick en Jorn, y después pararemos en Uppsala, en el viaje de regreso. El viernes por la noche viajaremos a Helsinki.

Fredick también es un viajero de corazón; eso es perfecto para mí. Usualmente sus amigos optan por los destinos de moda, así que no gustan acompañarlo a visitar a sus padres por lo que debe hacerlo solo. En mi caso, ¡el me confiesa que le estoy haciendo un favor al acompañarlo! Me comenta que su vida ha cambiado radicalmente desde diciembre, cuando nos vimos por última vez.

Ahora el tiene una nueva casa y ha sido ascendido a un nuevo puesto laboral. Antes era un abogado criminalístico, y ahora ha sido promovido como “fiscal”. También tiene ahora un nuevo carro, su carro de la mafia, un BMW 1998, clásico, verde oscuro, y se ha emocionado tanto al mostrarme cada pequeño detalle del auto: luces personalizadas, controles independientes de aire acondicionado para el conductor y los demás pasajeros, transmisiones automáticas y sistema GPS en inglés.

En mi opinión, lo que me parece más agradable es la puerta donde puedo colocar mi café.

Cuando me habla acerca del motor y los caballos de fuerza, me parece que me está hablando en árabe; en realidad yo no entiendo el “idioma de los carros”.

Una vez me ha preguntado, cuántos caballos tiene mi auto, yo le he contestado “¡hey, no es un carruaje!

Fredrick me advierte que el viaje será largo, ocho horas parallegar a Umea, y otras dos horas para llegar al pueblo de sus padres. Por lo que decido abrirme y contarle acerca de mí, esperando que no sea indiscreto con lo que le confío.

Arrivamos en su nuevo apartamento y me dice que no ha dormido la noche anterior, porque durante el día estuvo mudándose a su nuevo departamento y durante la noche, estuvo organizando sus cosas.

El se encuentra entusiasmado con su nuevo departamento, y me ha dado un pequeño tour con mucha alegría: el baño, la despensa, y el walk-in closet. Honestamente, me encanta.

Cuando yo tenga mi propia casa ¡también quiero un closet!

El dormitorio, el comedor y la sala forman una sola habitación. Finalmente me muestra el balcón.

El departamento, como el resto del edificio, son nuevos y de hecho Fredrick no es el único que se ha mudado el día de ayer. El elevador aún necesita ser reparado, el lobby aún necesita ser limpiado, pues aún se encuentran muchas cajas y restos de basura.

El garaje aún no está disponible. Fredrick está consternado por la seguridad de su auto. El edificio completo huele a pintura fresca con paredes blancas inmaculadas y accesorios negros, mientras que el exterior es gris.

Decido tomar una ducha para refrescarme de la fatiga del viaje.

Hemos cenado una hamburguesa sueca y una salsa tipo cocktail. Me parece que hay un ingrediente secreto en ella.

Justo después de la cena, he colapsado en el sofá,

y al día siguiente, me ha despertado el aroma a café.

(Translate by Roberto Carlos)