Bazar Fittja y estilo turco

Desayunamos huevos, tostadas y jamón, y fuimos a comprar un par de utensilios para la casa. Fredick mencionó anoche que necesitaba comprar lámparas. Fuimos a una tienda llamada Fittja  Bazar donde vendían muebles, lámparas, accesorios para el hogar, todo de estilo árabe y turco. A Fredick pareció gustarle, a mi no. El tiene un apartamento moderno, con dos cuadros de figuras deportivas colgadas en el salón. El ‘’couch’’ es del estilo egipcio de los años 20, que rompe con el estilo moderno del apartamento. Las lámparas y las camas con doseles que a mi me gustan, el las mira con desagrado. A él le gusta una lámpara horrible: tan alto como yo con un brazo de cristal y cosida en cuero. Preguntó el precio: ¡300 euros! Más bien me tendrían que pagar por a mi por esa lámpara. Calculando la altura, dijo decepcionado: ¡Oh no! No cabrá en el coche. Me regocije mientras me miraba enfadado. Pero honestamente , no fue causa de conflicto serio, solo una diferencia en gustos.

Decidió comprar tres lámparas que parecían vasijas de cobre griegas, con la pantalla gris, a juego con las cortinas. ¡Un mínimo de combinación! Mientras salíamos del bazar me rogo no contar a nadie que había comprado en esa tienda. Sus amigos piensan que es basura. Me pregunto porque, pero estoy totalmente de acuerdo con sus amigos.
Fuimos invitados a la fiesta de cumpleaños de su hermana a las 15:00, así que merendamos en el Max, una fast-food sueco donde las hamburguesas son puramente escandinavas. Fredick me confeso que odia los fast-food americano tipo McDonald’s o Burguer King. Le parecía que el Max tenía más calidad. En verdad la salsa era muy buena y la hamburguesa más tierna, opuestas a las del McDonald’s que saben a cartón. Antes de ir a la fiesta de su hermana Mary, Fredick pasó por el Media Market, que tiene el mismo logo que nuestra compañía electrónica. Creo que es la misma franquicia, pero el hecho de que estaba traducido me hizo caer en la cuenta de lo impersonal que podemos llegar a ser en Italia. Pero después pensamos que el nombre está en ingles. Fredick compró un pen drive de 64 GB, ¡el tamaño de my hard drive! Y como regalo para su hermano compró un disco de su música favorita. Como el perfecto caballero que es, también compró un ramo de flores.