De regreso en Estocolmo!

dsc01186_600x600_100kbFue tan tranquilo (probablemente porque muchas personas estaban cansadas) y yo me sentía como si fuéramos los únicos dentro del barco. En vez de eso, descubrimos que el barco estaba casi lleno. Muchos están en los cafés, otros ya comiendo en los restaurantes y otros esperando con ansias que empezara el piso de hasta arriba.

En lugar de eso, nos refugiamos en la cabina, donde podríamos ducharnos después de descansar un poco. Esperamos comer al inicio de la segunda ronda del buffet. Alrededor de las 8pm nos dirigimos al restaurante. Esta vez nos dieron una mesa frente a la ventana donde puedes observar el

DSC01178_600x600_100KB

sol ocultándose en el Mar Báltico. El mar está muy tranquilo ahora y debo tener suerte, porque usualmente el Mar Báltico no es tan ¡magnánimo! Como voy tomando asiento no se que viene porque mi estomago me duele. Comí como lo hice ayer: ¡todo y mucho más! Después de cinco platos completos, cada uno lleno de especialidades suecas como salmón a la parrilla y papa, me dirijo hacia la mesa de comida internacional. Tomo sushi, algunos rollos de queso envueltos en hoja de vid y luego algo saludable como una ensalada de aguacate o una ensalada Cesar con queso feta y jitomates deshidratados. Evito volver a tomar los mismos postres que tome ayer, que eran similares al panna cotta y con el que no estuve impresionado. Continúo con mi saludable comida añadiendo una ensalada de frutas, esperando que la vitamina C me haga sentir mejor. He oído que el chocolate también tiene varios efectos benéficos, así que si tomo un par de botes de chocolate aun estoy siendo consistente, ¿cierto? Un bote es el equivalente a una mordida… así que planeo comer más de un bote y ES más saludable. Pero el resultado es que ya que los chocolates navegan hacia mi plato me he asqueado la boca ¡y ni siquiera han llegado a la mesa! Los vecinos no fueron agradables como la vez pasada, probablemente eran rusos, solo comieron un plato y ¡se fueron! ¡Eso es terrible!

DSC01154

Decidimos regresar a la cabina por un momento, para tomar una cerveza y disfrutar del escenario en la cima del barco y disfrutar del sol por un rato. El sol aun está en la mitad del cielo y ya son las once. Me caliento con esos últimos rayos de luz solar al mismo tiempo que el viento golpea mi cara. De regreso en la cabina vemos el segundo filme de Charlie’s Angels, pero Fredrick estaba tan cansado que se quedo dormido a la mitad de la película. Nos despertamos unos minutos antes de que el barco toque puerto, para poder bañarnos y arreglar nuestro equipaje. Fredrick tiene dos maletas, una de ellas es del carrito de cervezas. Antes de abandonar el barco (y a pesar de mi estado adormilado), tomo fotos con las mascotas. Una es una extraña chica vestida como una japonesa con una cebolla como cabeza y un hipopótamo blanco. Solo descubrí después que el hipopótamo blanco es de hecho es un pequeño troll y que es el símbolo de la literatura infantil finlandesa: se llama Moomintroll, creado por la pluma de un escritor e ilustrador Tove Jansson.

dsc01198_600x600_100kb

Me permito despertarme con el aroma del café que tomamos del kiosco frente a la estación de tren. Ya que estamos en nuestro camino, mi cerebro despierta y comienza a hacer una lista de los ingredientes que necesitare para esta noche. De hecho, he decidido preparar una cena italiana e invitar a Robin y a Markus. Aquí está el avance del menú:

-Entrada: Supplì y bruschetta con salsa de tomate y albahaca fresca.

-Gnocchi caseros con salsa de carne

-Penne al pesto familiar (no albahaca, ni nueces, etc… pero es un secreto familiar)

– Y finalmente mi mejor ‘’caballo de batalla’’: ¡TIRAMISU!

Llegamos a casa solo para asegurarnos de las medidas correctas de los ingredientes y hacer la lista para poder ir a COOP.

Translated by Adrian Navarro