Couch Surfing en Londres

4382465-auto-giocattolo-su-mappa-stradale-di-gran-bretagna-londra-a-fuocoCuando salgo a la estación de metro Alain me dijo que tomara un autobús, está a sólo 3 paradas, y puedo caminar también, pero traigo el equipaje y prefiero esperar al autobús… ¡Solo tengo que entender la parada y especialmente la ruta!

Podría preguntarle a cualquiera, pero lamentablemente la tardanza no me permite elegir. Le pregunto a un hombre que está medio borracho y ni siquiera él sabe exactamente ¡dónde está!

Puedo entender la dirección y tomar el autobús rojo. Le pregunto al conductor en dónde bajar, leyéndole las instrucciones que me había dado Alain: Cementerio Lambeth. El conductor no sabe dónde está, parece como si no me entendiera, entonces me ignora por completo ¡y nos quejamos de los conductores romanos! Me siento al lado de una chica que vio lo sucedido y me pregunta a dónde voy. Ella comenzó a hablar español, pero cuando me doy cuenta de que ella es italiana también los dos comenzamos a hablar en ¡italiano! La niña con un acento norteño, me dijo que cerca de donde ella vive hay un cementerio y que

london bus

probablemente ahí es donde tengo que bajar. Espero que sí, porque es casi 01 a.m. y no tengo ni idea donde estoy. He estado varias veces en Londres y he vivido aquí durante un par de meses, pero esta zona es desconocida para mí. Me bajo ¡con ella deseándome la mejor de las suertes! Sigo las instrucciones de la forma que yo lo he escrito en mi diario y finalmente llego a una puerta verde. !

Alain me da una calurosa bienvenida, le pido disculpas por la tardanza, pero él me dice que no me preocupe, que él todavía estaba despierto y se estaba preparando una infusión de jengibre.

couchsurfing.org_Además de mí, hay otro Couch Surfer, Luciano de México. Alain me dice que trató de interactuar, pero él no habla Inglés y así que es un poco difícil, solo estaba dando gruñidos o respuestas monosilábicas. En mi caso, empezó a hablar Inglés e Italiano, porque había trabajado en Italia, en la región de Piemonte. De hecho, cuando hablo italiano pude reconocer el acento de Piemonte. Me muestra el sofá donde dormirme, pero para ser honesto, ¡el sofá es más grande que mi cama en casa!

Mientras tanto me tomo la infusión y charlamos un poco. Debo confesar que hablo mucho, pero Alain habla más que yo. Reviso el reloj y me doy cuenta de que son las ¡5 a.m! Alain me tranquiliza porque es una hora de retraso y en realidad son las 4 a.m. Incluso con una hora menos, es muy tarde y sólo tengo dos días descanso ya que he planeado un día bastante intensivo de mañana y para ser capaz de ver a mis amigos en Londres, ¿podre levantarme temprano?

Translated by Adrian Navarro