El Muro y The Shard: ¡Saltando entre el pasado y el futuro!

LONDONWALLEl padre de Mark es de Colombia, pero él nació en Londres. Lo conocí a través de Couch Surfing y él estaba disponible para recibirme, pero yo ya había accedido a quedarme con Alain. Así que le propuse encontrarnos para que pudiera enseñarme los lugares de interés de Londres. Tal vez podamos hacer arreglos para estar juntos, cuando regrese de Estados Unidos. Me preguntó si quería tomar una copa en Brick Lane: – (! Hay tantos bares buenos!) le rechace la propuesta porque quería que comiéramos juntos también. Por desgracia ya habia quedado con Alain a cenar juntos. Así que tomamos un café a Costa, una cadena de café que los ingleses piensan que es Italiano, pero en realidad trabajan solo generalmente italianos, y nos lo vamos bebiendo a medida que avanzamos hacia el barrio llamado WALL.

Es un barrio interesante porque aquí se puede ver el contraste único de la ciudad: las ruinas de las antiguas murallas romanas de Londinium y los rascacielos de la ciudad. De hecho, el muro es lo que queda de la colonización romana en Londres. Yo no sabia que en Londres había restos que fuesen tan viejos. Me acuerdo de Bath, donde encontrarás sólo los baños romanos y Chester, una ciudad cerca de Manchester e incluso allí hay restos romanos. He leído con interés la historia: las paredes fueron construidas con piedras de Maidstone, que está en la región de Kent y transportados por barcos. Aproximadamente se necesitaron 1.300 viajes para transportar todas las piedras necesarias para la construcción de la pared. Era algo así como llevar 85.000 toneladas de piedras de un área lo suficientemente lejos como para el transporte, en ese tiempo. Una vez construido, las paredes cubrían una superficie de aproximadamente 130 hectáreas. Las paredes tenían puertas que mostraban el camino fuera de las carreteras romanas importantes, que les dirigían a otras ciudades del país.DSC01550_600x600_100KB

La lista original de los puertos están numerados en sentido horario desde Ludgate y continuó con Newgate, Aldersgate, Cripplegate, Bishopsgate y Aldgate. Moorgate, entre Cripplegate y Bishopsgate, se construyó más tarde – en la Edad Media – y elevó el número de puertos al modelo normalizado, a siete; como se ha mencionado en las tradiciones londinenses y la literatura. Algunas de las puertas, aunque ya fue hace muchos siglos, dieron el nombre al lugar donde estaban. Después de la expansión de la ciudad, en el período medieval, el número de puertos se aumentó con el fin de adaptarse al creciente tráfico marítimo. Las paredes se mantuvieron en uso durante por más de 1.000 años. Servían para defender Londres de las incursiones de los sajones en el año 457. En la época medieval, se reconstruyeron, añadiendo nuevos bastiones y puertas nuevas. Sólo entre los siglos XVIII y XIX, fueron casi demolidos, pero gran parte de ellos se unieron a los otros edificios. La fuerza de estos muros fue demostrada por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. Entre los escombros de los edificios destruidos por los bombardeos, las ruinas que mejor sobrevivieron eran fragmentos de las murallas romanas. Hoy en día, hay algunos fragmentos restantes, que se pueden ver cerca del Museo de Londres, el estado de la Barbacana y alrededor de la Torre de la Colina.

DSC01566_600x600_100KBAl terminar de leer la información histórica de los edificios de mis antepasados, Mark me lleva a un centro comercial, inaugurado hace unos meses; que se encuentra en frente de la catedral de San Pablo. Al entrar, inmediatamente tomamos el ascensor de cristal y veo claramente la columnata, luego, la cúpula delante de mí y finalmente hasta la azotea del edificio. Mientras que los hombres de negocios disfrutar de una copa en el bar, vamos más allá de la terraza, donde, a pesar del viento, hay algunas parejas haciendo picnic en frente de un hermoso paisaje, donde se puede ver una vista de Londres. Puedo ver a lo lejos el London Eye, el Big Ben y otras cosas características de Londres, mientras que por otro lado, hay un imponente rascacielos desconocido para mí.

Le pregunto a Mark que es y él responde que es “The Shard”, un rascacielos de ochenta pisos, 309,6 metros de altura, y que es el edificio más alto de Europa, diez metros más que la torre más alta que el complejo City Capitals en Moscú. De acuerdo a la especulación, la inauguración será el 5 de julio ¡justo cuando regrese a Londres! Sin embargo, creo que si bien es el rascacielos más alto de Europa, es incomparable a los de Estados Unidos o Asia, o el Burj Khalifa en Dubai en los Emiratos Árabes Unidos, que es el rascacielos más alto del mundo con sus 830 metros de altura. Sin embargo, es probable que el registro de ”The Shard” en Europa no vaya a durar mucho tiempo, porque al final del año, podrían haber terminado una torre más alta en Moscú – donde Arch2o-The-Shard-Renzo-Piano-3estaban todos los rascacielos más altos de Europa desde el año 2005 – el Mercury City Tower, ”The Shard” que excede de veinte metros. Mark me explicó que el arquitecto que diseñó ”The Shard” fue un italiano, Renzo Piano, en colaboración con Richard Rogers, el diseñador del Centro Pompidou de París. Piano quería en el exterior un revestimiento de vidrio, que fuese especialmente reflector. La altura inicialmente prevista se ha redujo cerca de un tercio debido a las preocupaciones expresadas por la institución de la Aviación Civil británica, que temía que los aviones podrían colisionar con ella. En el interior habrá un hotel de 5 estrellas con 200 habitaciones, tres pisos de restaurantes y oficinas. En los pisos superiores habrá diez apartamentos de lujo, cada uno de las cuales ocupa una o dos plantas; también una amplia panorámica de 360 ​​° de vista, abierta al público, para tratar de contener la crítica de que se trata de una operación comercial dirigida exclusivamente a los super-ricos y sin ningún tipo de beneficios positivos para la población. El rascacielos está situado justo encima de la estación London Bridge, en el centro de Londres y los planos fueron presentados por primera vez en el 2000 por el fabricante Irvine Sellar. Sellar había comprado el terreno cerca del puente de Londres en 1998, en el que había entonces un edificio de 24 pisos de los años setenta, llamado Southwark Towers. Sin embargo, la altura inicialmente anunciada para el nuevo rascacielos era 1.400 pies o 420 metros. Entre la información que puedo recoger, disfruto el crepúsculo de un Londres desconocido para mí, a pesar de que ya había vivido aquí durante varios meses, cuatro años atrás.

DSC01577_600x600_100KBEl calor de los últimos rayos de sol me pone nostálgico y mi corazón se siente devastado por tener que compartir una escena tan hermosa con alguien que acabo de conocer. Con Fredrick fue diferente, aunque no era mi novio, él es un buen amigo y estoy feliz de haber compartido el viaje a Escandinavia con él. No me arrepiento que hayamos compartido ese viaje con amor posible, porque en todo caso para mí, Fredrick es una persona especial. En este caso, a pesar de que Mark es un chico amable y agradable, me parece que la atmósfera de Londres es diferente de la de los países escandinavos. Incluso mirando a las parejas abrazándose soñadora-mente detrás de nosotros, ¡no es fácil! Quedamos en silencio por un rato, también disfrutando del paisaje, tal vez él piense lo mismo que yo. Recuerdo aquel chico que veía en Roma, ahora me hubiera gustado haberle tenido aquí conmigo, siendo capaz de abrazar bajo una manta, abrigándonos del frío, disfrutando de los últimos rayos de sol hasta que la oscuridad llegue y entonces nos damos cuenta que a causa del frío, es el momento de ir a la planta baja. Trato de ocultar mi tristeza con Mark, forzando una sonrisa y aprovechando los últimos momentos de luz para tomar algunas fotos. Al bajar en el ascensor de cristal, la imponente Catedral está de vuelta a la vista.

Mark siente que el “aire” esta un poco triste y me pregunta si algo pasó. Trato de titubear y con una sonrisa le pregunto, ¿qué hacemos para la siguiente etapa?

Translated by Adrian Navarro