Peregrinación al puente de Brooklyn

brooklyn bridgeMEDisfruto por unos momentos esta sensación maravillosa, y luego vuelvo al frenético Wall Street.

Tengo una cita con Neil a las 5 p.m., así que decidí cruzar el puente de Brooklyn. He leído en una revista que compré en el aeropuerto de Londres, que Brooklyn es el distrito de los nuevos artistas. De hecho, en Mayo, el Festival de Fotografía de Nueva York se llevó a cabo en la zona de Dumbo. ¡El paseo por el puente se convierte en una peregrinación!

Realmente no creo que me haya tomado una hora hacerlo. Mi tipo de puentes puede ser el Ponte Milvio en Roma, Pont Neuf en París o Tower Bridge en Londres, puentes como esos los recorres en 10 minutos, ¡si quieres disfrutar del paisaje! También hay que tener cuidado en no confundirse entre el paso peatonal y el carril de ciclistas, porque las bicicletas que zumban a lo largo del puente, son como misiles. Es la primera vez que he visto el puente de Brooklyn, pero me es familiar. Pienso en todas las comedias donde culminaron la escena de amor en este puente. Mientras tanto, yo camino, kate&leopoldsintiéndome sediento bajo el sol. Pienso en Meg Ryan en la película “Kate y Leopold”, donde ella es lanzada para retroceder en el tiempo, o una película más reciente, como “Sex and the City”, donde Miranda se reúne aquí con Steve. Estas escenas románticas me traen una cierta melancolía, como en la terraza en Londres me dio, aunque para ser sincero, es mucho más difícil, pero creo que “Mi Steve” – ​​espero verle en el otro lado del puente, abrazándome, tranquilizándome diciendo ”Te quiero para siempre “… ¡la insolación está empezando a tener un efecto en mí!

sex-city-brooklyn-bridge_400Dándome vuelta, veo a lo lejos a los rascacielos, las zonas verdes, volviéndose cada vez más familiar en frente de mí. Encuentro una banca libre, así que me doy un descanso, incluso en la cubierta, tratando de documentar la historia, pero en primer lugar, me quito los calcetines y los zapatos, ¡dándole alivio a mis pies!

El puente de Brooklyn es uno de los símbolos de la histórica ciudad de New York. Fue inaugurado en 1883 en el East River, por el ingeniero del proyecto John Roebling, y conecto Brooklyn con Manhattan. En el momento de su apertura, fue el mayor puente colgante y el primero en ser fabricado en acero. Un ancla para el otro puente de Brooklyn, tiene 1.091 metros de largo. Se caracteriza por dos torres que soportan un vano central de 486 metros de largo y por un sistema de anclaje con cables de acero. Las dos torres están formadas por dos arcos góticos gemelos, cada uno de 83 metros de altura, para representar los puertos de entrada y salida entre Manhattan y Brooklyn. Originalmente, el puente fue atravesado por dos carriles exteriores para brooklyn bridgeautomóviles, dos intermedias para las cabinas del teleférico y el paso elevado central para los peatones.

La nueva técnica permitió que las obras de construcción lograran máxima visibilidad y la fama internacional a finales del siglo XIX. Incluso hoy en día es una de las obras maestras arquitectónicas de Nueva York y es bien conocida en el mundo. La vista del puente de Brooklyn en la ribera del East River es probablemente la imagen más fotografiada por los turistas que visitan Nueva York. La construcción del puente de Brooklyn, en sus últimos 20 años, no estuvo exenta de tragedias graves. Veinte trabajadores perdieron la vida. El propio diseñador, John A. Roebling murió a causa de una caída desde el ferry, durante la fase inicial de la obra. La tarea de construir el puente pasó a manos de su hijo, Washington Roebling, quien tuvo más suerte que su padre. Él sufrió de parálisis parcial durante el trabajo en el sitio. Un gato negro se cruza en el camino, ¡uno sin duda espera que traiga mas suerte!

Sinceramente, después de todo este peregrinaje, y sobre todo habiendo leido las desgracias, creo que prefiero el de mi izquierda, el puente de Manhattan. El puente de Brooklyn, desde donde lo veas se ve exactamente como se vería en una postal. Sin embargo, el puente de Manhattan tiene una historia interesante, había sido diseñado como un puente colgante de alambre de cable tradicional y utilizado sólo por trenes. En 1901, Gustav Lindenthal, el comisionado del recién formado ”Departamento de Puentes de la ciudad de Nueva York”, presentó los planes para el puente ”Manhattan Project” (originalmente llamado “Puente colgante No. 3”), que iba a conectar el Bowery y Canal Street en Chinatown con Flatbush Avenue, en el centro de Brooklyn.

Al principio, me encantaria caminar descalzo, como si estuviese en la orilla del mar, pero me doy cuenta de que si bien este es un país liberal, siempre es mejor ser civilizado. Me siento como un bebé cuando están cambiándole su pañal, y él es feliz, siente su trasero libre y feliz. Luego, al igual que su madre tiene que ponerle el pañal limpio, yo tengo que ponerme los calcetines y los zapatos.

¡Maldita civilización!

Translated by Adrian Navarro

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...