Monster, un club fiel a su nombre

monster barEntrar a este establecimiento es cómo ser catapultado de golpe a los años 70! Pagar $ 5, obviamente, tiene sus desventajas: La barra es una isla en la mitad de la habitación y el lugar está lleno de gente madura, por encima de los 50 años, muy maduros! En una esquina del bar, al lado de un piano, hay un montón de cabezas blancas, super 70’s, cantando cómo entre sueños las canciones de su juventud. Vamos abajo, donde está la discoteca, con la esperanza de que vamos a ver gente más joven, sólo para darnos cuenta que estamos buscando una utopía. Aparte de nosotros, probablemente, el más joven tiene 50 años. Un sentimiento que, sin embargo, logra dar una buena idea de la época de Stonewall, probablemente porque estas personas lo vivieron.monster

Uno de los Go Go boys es un chico hispano, robusto, pero más qué musculos tiene una forma suave, incluso tiene beerbelly, sin duda inusual para un go go boy y más cerca de un paninari (vendedor sándwich) que está fuera del club. Además, su rostro me da una impresión vulgar y sórdida, en perfecta armonía con los lugareños. Ahora entiendo por qué se llama Monster! Si quería vengarse, Sid lo ha logrado muy bien, pero cuando miro, veo que se siente un poco culpable por la noche, así que trato de bailar al ritmo de la extraña música de los años 70, con la esperanza de que tarde o temprano el DJ va a poner algo más nuevo, incluso de los 90, las Spice Girls o Britney Spears, o una canción vintage de Madonna o Cindy Lauper. Trato de recordar algunas canciones intemporales de los 70’s que suenen cómo que todavía estoy en un club, pero por desgracia las canciones que escucho, son totalmente desconocidas. Me acerco al DJ y con ojos dulces, pregunto si puede poner algunas canciones, como Lady Gaga o Madonna, por lo menos. Él asiente con la cabeza, pero no creo que realmente haya entendido, por lo que después de media hora de ver el zoologico en Nueva York, y la escena repugnante de un anciano quien puso un dólar en sus pantalones para el go go boy y asegurándose de que lo pone muy por debajo, tocando el paquete como si fuera a traer buena fortuna, dejamos la pista de baile. Eran las 3 am, pero el metro de Nueva York es 24/7. Es la ciudad que nunca duerme, dice Carrie, pero empiezo a sentir sueño. Sid me pidió que viniera a ver el apartamento; lo rechacé cortésmente, diciéndole que vendré directamente mañana por la tarde, así que escribo el camino a lo largo de la ruta del metro hasta llegar a mi parada.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...