Greenwich Village, ¡DONDE LAS CALLES YA NO SON LÓGICAS!

17/06/2012

23:00

greenwich-village-nyc-mapAl principio, New York me había cambiado las costumbres: pase de incurable retrasado a llegar inclusive antes de tiempo… !Esto claro, sucedió antes de tener una sim card americana!

Con la posibilidad inmediata de poder advertir a mis amigos de que estoy llegando tarde, me cure de la enfermedad de la puntualidad y estoy mejorando, con algunos minutos de retraso. Apenas salgo del subte, Scott me envía un mensaje diciéndome que me espera en un parque, trata de darme las coordinadas, pero, si bien las calles de Manhattan son simples y lógicas, visto que las calles y avenidas están numeradas, ¡yo odio la lógica y los números! Aún más cuando una calle como la Broadway, ¡se extiende en diagonal y te desorienta totalmente!

Obviamente a partir del Greenwich hasta llegar a los ferris las calles dejan de estar gaystreetnumeradas y notas, confundido, extraños nombres como, Spring Street, Christopher, Lafayette, Mulbery, es ahí donde, luego da haberme acostumbrado a la lógica vuelve a ser una ciudad como las otras, y yo me encuentro completamente desorientado. Scott entiende mi estado y me viene al encuentro. Lo veo agitar la mano del otro lado de la calle, imposible no verlo, ¡será al menos 1 metro 90 de alto! Atraviesa la calle y me abraza fuerte, quizás demasiado, ¡siento algún hueso que suena! En los Estados Unidos he aprendido que no se saluda como en Europa con un beso, si no que con un abrazo, o, para los hombres estilo macho, ¡con una vigorosa palmada en la espalda!

Scott es de origen noruega, pero creció en New York, es un business man de Wall Street. Me pregunta dónde prefiero ir a comer, yo no tengo ni idea, menos aún cuando me dice que estamos en New York y que cualquier comida yo quiera ¡aquí hay!

Para llevar la contra propongo un restorancillo local, el clásico bistró neoyorquino. De golpe, me pregunta si quiero comer italiano, pero honestamente, cuando estoy en el extranjero evito firmemente la comida italiana, primero para no pasar por el clásico italiano ignorante que come solo italiano aún fuera de Italia, y luego para poder conocer la cocina del lugar, aunque la cocina americana es famosa por la hamburguesa y las papas fritas y no es lo máximo en una alimentación sana, pero sobre todo, porque la comida italiana ¡no es nunca como en Italia!

villageMe acuerdo que cuando estaba en Francia, a la pasta la servían como guarnición, una blasfemia a los ojos de un italiano, además estaba enroscada como un nido de golondrinas, anémica, demasiado cocinada, sin una gota de aceite o de sal, una pasta así la habría rechazado hasta un paciente de hospital. Para no hablar de la mozarela, un must en Italia que es frecuente en el extranjero la reemplacen con Emmenthal o peor aún, ¡quesos líquidos que se solidifican durante la cocción! ¡Entonces decidimos que una buena hamburguesa será más genuina que una pizza Margherita!hamburger american

Antes de ir al restorán nos detenemos en una enoteca pequeña pero acogedora, para tomar un aperitivo. Yo pido un Rosé, mientras que Scott es un fanático del Moscato. Nos contamos nuestras experiencias recientes, ya que nos vimos en Abril. Escucho sus sensaciones sobre Roma, si bien ya las conozco, al volver a escucharlas hay un intercambio cultural mayor. Me confía que Roma es la ciudad más bella que ha visitado y que le gustaría poder vivir allí. Le propongo un intercambio: ¡yo a New York y él a Roma! Sonriendo, acepta. Me remeda, haciéndome notar que muy seguido digo “Of course” de una manera aventurera, desenfadada. A este punto a cada frase me toma el pelo enfatizando aún más, pero no me molesta, ¡tengo mucha auto ironía! Después de dos copas de vino comienzo a marearme y me doy cuenta ¡de que es probable que sea hora de cenar!

Vamos a un restoraancillo típicamente americano, sobrio, noto al camarero de color que se acomoda las trencillas y de un salto apenas escucha que se abre la puerta se abalanza hacia nosotros con dos menús y nos hace acomodar a una mesita detrás de la ventana. Ensalada de aguacate como entrada y una hamburguesa con papas fritas, continuando a hablar de mi viaje sin parar. Scott admira mi coraje, el no lo habría tenido, me da un sermón sobre que tenga cuidado con la experiencia del Couch Surfing. Admito que al principio yo también tenía mis resquemores, pero tuve la suerte de haber tenido siempre experiencias positivas, inclusive cuando me encontré en el Lower East Side, a pesar de que no quería ir a Queens, como persona Rafael era muy gentil y creo que le dolió cuando le dije que no quería ir con ellos, ¡hasta me sentí culpable!

Los ojos de Scott muestran una mezcla de admiración y atracción, noto un leve interés más allá de la amistad, me ruborizo un poco, me siento levemente incomodo con el silencio, por suerte los platos calientes rompen el hielo causado por su cumplido.

En la lista de los postres está el cheesecake ¡y yo lo adoro! Es mi postre favorito después del tiramisú y usualmente lo preparo como tradición para mi cumpleaños. Comerlo en su patria es lo ideal, de todas maneras Scott me sugiere que no ordene postre porque me quiere llevar a un lugar que seguramente apreciaré.

Translated by Florencia Ortiz

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...